Travesía entre el plástico y la desilusión

Colaboración de: Ing. Sergio Izquierdo, Fotógrafo Profesional

Sergio Izquierdo es un fotógrafo conservacionista guatemalteco quien ha trabajado en proyectos con National Geographic Latinoamérica y BBC. Su trayectoria como fotógrafo empezó a principios del año 2000. En su investigación acerca de la vida salvaje, la naturaleza y los problemas del medio ambiente, surge el deseo de mostrarle al mundo tanto lo bello que tenemos como lo que estamos destruyendo, para promover el rescate de las especies y del medio ambiente. A continuación, nos detalla la travesía que realizó con un equipo de la Revista National Geographic para comprobar el impacto negativo del plástico en el medio ambiente.

“Ser testigo y comprobar que cada día es más el plástico que llega a los mares, que contamina el medio ambiente y que es ingerido por los seres vivos, me hace pensar que debemos dar solución a la contaminación lo antes posible”. Sergio Izquierdo como parte del equipo de la Revista National Geographic llega a estas conclusiones después de realizar una investigación con 5Gyres, en una travesía que inició en las islas Bermudas y terminó en Nueva York. 

El año pasado ya había participado en otra expedición desde las islas Bermudas hasta Islandia y los hallazgos de hoy, son cada vez más preocupantes. “Todas las personas participantes quedaron impactadas al ver que en cada muestra que se realizaba, siempre se encontraba plástico. Por ejemplo, de cada siete peces pequeños que se atraparon, dos tenían microplástico en su estómago. También se atrapó un calamar pequeño, con residuos de microplástico en sus entrañas”.

Según Izquierdo este viaje fue diferente, por que se realizó junto a representantes de la industria del reciclaje del plástico, quienes también están preocupados por el tema de la contaminación.

“Para obtener las muestras, se tiraba al agua un dispositivo de arrastre y durante dos millas náuticas (una hora) se arrastraba en el mar. Lo impactante era que cada vez que se hacía una muestra se encontraba microplástico en los seres vivos. En Bermudas se hicieron muestreos en las playas y la densidad de partículas de plástico fue muy alta. En Nueva York también se tomaron muestras en el río Hudson y los resultados obtenidos fueron impresionantes: en una hora, el dispositivo de arrastre recolectó casi 422 partículas de microplástico”.

El plástico no se biodegrada. En lugar de esto, se fotodegrada, lo que quiere decir que por medio de la luz solar se va fragmentando en pedazos cada vez más pequeños llamados microplásticos, que se van haciendo tan pequeños que hasta el plancton lo puede ingerir. Esto afecta directa e indirectamente a toda la cadena alimenticia, incluyendo al ser humanos. Según estudios científicos, este microplástico funciona como una esponja que atrae tóxicos que están en el agua, para luego ser parte de quien los ingiere posteriormente. “Es muy impactante cómo el plástico está en cualquier parte. Tanto en esta expedición como en la anterior, pude ver de primera mano cómo existe microplástico en todo el mundo”, concluye Izquierdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *