¿Qué tan alto será mi niño?

Por: Dra Maya Serrano, Endocrinóloga Pediátrica

El crecimiento es un indicador del desarrollo adecuado del niño, por lo que el proceso de crecimiento infantil requiere de una atención especial por parte de los padres. Un niño sano, educado con amor y alimentado adecuadamente, crecerá en forma normal. Lamentablemente, los factores que intervienen en este largo proceso, que se inicia desde el útero materno y concluye al final de la pubertad, son muchos.

¿Por qué crecemos?

El organismo comienza siendo una célula y con el tiempo llega a alcanzar un tamaño determinado, dependiendo de las características propias de la especie a la que pertenece. Actualmente, la altura media de niñas y niños se encuentra en un nivel superior que la de sus padres y abuelos a las mismas edades. Esto se debe a una mejora en la alimentación, en el cuidado personal, un descenso de las enfermedades infecciosas y avances de la medicina, entre otras razones.

¿Cuál es el ritmo normal de crecimiento?

Las tablas de crecimiento para los niños que se desarrollan en circunstancias de salud y educación normales, señalan que en el primer año, los niños crecen en promedio 25 centímetros; durante el segundo año crecen alrededor de 12 centímetros y a partir del tercer año, entre cinco y seis centímetros. Por lo tanto, durante los primeros cuatro años de vida, el niño crece unos 50 centímetros.

El ciclo de crecimiento concluye al finalizar la pubertad, período durante el que los niños ganarán aproximadamente nueve centímetros por año, mientras que las niñas lo harán con ocho centímetros, obteniendo entre 20 y 25 centímetros durante esta época.

¿Qué factores influyen en el crecimiento?

Podrían agruparse en dos grandes apartados:

– Intrauterinos, en los que influyen los genes heredados de los padres, las condiciones generales dentro del útero materno y los alimentos que llegan al nuevo ser a través de la placenta.

– Extrauterinos. De estos factores, es importante resaltar la alimentación, el afecto que recibe el niño, las enfermedades que padezca (sobre todo durante los primeros dos años de vida), el desarrollo hormonal propio del pequeño y sus hábitos, entre ellos los deportivos y calidad de vida.

¿Qué importancia tiene la alimentación?

La alimentación desempeña un papel fundamental en el desarrollo y crecimiento del niño. Una alimentación sana y equilibrada siempre influirá positivamente, pero hay que tener presente que “no crece más quien más come, aunque sí crece menos quien come mal”.

¿De qué depende la estatura?

En los últimos años, pueblos como Japón y algunos de la Comunidad Europea (entre ellos España), han visto mejorada su estatura a través de la modificación de ciertos hábitos, entre ellos la alimentación. En este “estirón” también influye una mejor calidad de vida, educación adecuada y la información. En nuestro país ocurre algo similar, la intervención activa de la pediatría y la nutrición en el cuidado de los niños ha influido directamente en este barómetro de la salud: el crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *