¿Qué hacer cuando se padece de dislipidemia?

Por: Lcda. Karen Aldana, Nutricionista

La dislipidemia es una condición en la que existe un desequilibrio en los lípidos en la sangre, incluyendo el colesterol y los triglicéridos, así como de las sustancias que los transportan a través de la sangre a diferentes partes del cuerpo.

Algunos tipos de dislipidemia son de origen hereditario y otros a causa de una mala alimentación o a una reacción anormal del organismo a la nutrición normal. Se trata de un proceso progresivo en el que el exceso de lípidos no es eliminado adecuadamente. Los lípidos comienzan a adherirse a las paredes arteriales, proceso que al continuar por varios años, hace que las paredes arteriales se engrosen a tal grado que dificulta la circulación sanguínea. Más aún, algunas de las arterias podrían quedar totalmente ocluidas. Esta condición es la que los médicos llaman aterosclerosis o endurecimiento de las arterias.

Cuando el proceso de endurecimiento continúa aún más, una de las arterias principales podría obstruirse totalmente, lo cual resultaría en un infarto del miocardio. Si una de las arterias del cerebro quedara obstruida, el resultado sería una trombosis cerebral.

Por estas y otras razones, es muy importante que una persona con dislipidemia reduzca el consumo de los alimentos ricos en colesterol, tales como la yema de huevo, las carnes grasosas, la crema, la manteca animal y la mantequilla. La leche entera debe evitarse, incluyendo los derivados de leche entera. A pesar de que el colesterol está presente únicamente en alimentos de origen animal, también debe limitarse el consumo de grasas saturadas, las cuales se encuentran en alimentos de origen animal, pero también vegetal. También debe reducirse el consumo de excesivas cantidades de azúcar, la cual aumenta los niveles de triglicéridos en la sangre.

Otras formas muy efectivas para reducir los niveles de lípidos en la sangre son el ejercicio regular, sobre todo el cardio, y el consumo de avena (este para reducir los niveles de colesterol). También es importante no fumar, ya que es un factor de riesgo cardiovascular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *