¿Qué es la enfermedad diverticular?

Por: Dr. Marco Alessandro Bocaletti Girón, Cirujano de Colon, Recto y Ano

La enfermedad diverticular, o diverticulososis, es la presencia de divertículos en la pared del colon. La causa principal es el aumento de la presión intraluminal, la cual se debe generalmente a una dieta baja o sin nada de fibra. Cuando los divertículos se inflaman o se infectan, ocurre la diverticulitis, una enfermedad riesgosa que debe ser atendida de forma inmediata.

La diverticulosis es uno de los problemas de salud más frecuentes en sociedades occidentales o con su influencia. Se asocia a una dieta alta en grasas y baja en fibra. De los casos reportados, 85% son asintomáticos. Se calcula que aproximadamente dos tercios de la población mayor de 85 años y un tercio de la población a los 45 años la padecen. El lugar más recurrente de presentación es en el colon sigmoides (65%), siendo menos común en el colon derecho (<5%). La prevalencia ha venido en aumento en países desarrollados, sin importar el sexo. La enfermedad diverticular se ha asociado al uso de antiinflamatorios no esteroideos y corticoides, lo que genera diverticulitis aguda complicada. Los divertículos cólicos son pequeñas protrusiones en forma de saco en comunicación con la luz del colon, habitualmente de 5 a 10 milímetros. En 95% de los casos los divertículos cólicos se localizan en el colon sigmoides. Cabe mencionar que el recto nunca se ve afectado. El número de divertículos varía desde uno hasta cientos de ellos.

Algunos de sus factores de riesgo incluye, como se mencionó anteriormente, una dieta baja en fibra, alta en grasas y también alta en carbohidratos refinados. Estos últimos promueven la presencia de heces duras con menor retención de agua y disminución en la absorción.

Para prevenir sus complicaciones, las personas que la padecen deben visitar al médico especialista coloproctólogo una vez al año como mínimo. A partir de los 50 años deberán contar con una colonoscopia inicial, la cual si es reportada normal deberá de repetirse cada 10 años.

Es importante que se tomen en cuenta los signos de alerta que la enfermedad presenta, para así consultar de inmediato al médico especialista. Algunos de ellos son: sangrado profuso, dolor abdominal asociado, fiebre, cambios en el patrón para evacuar, sensación de distensión y evacuación incompleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *