Prueba de esfuerzo normal, ¿suficiente o requiere más evaluaciones?

Por: Dra. Amy Pollak, Enfermedades Cardiovasculares de Mayo Clinic en Jacksonville, Florida.

El dolor del pecho o la falta de aire que ocurre ante el esfuerzo pueden ser síntomas de varias enfermedades, aunque los resultados de la prueba de esfuerzo parezcan normales. Las dos pruebas de esfuerzo más comunes son el ecocardiograma de esfuerzo y las pruebas nucleares de esfuerzo.

El ecocardiograma usa ondas de sonido para crear imágenes del corazón mientras éste late y bombea sangre. A fin de realizar el ecocardiograma de esfuerzo, la persona camina en la cinta de andar para aumentar la frecuencia cardíaca o recibe un medicamento que aumenta la frecuencia cardíaca. A medida que la frecuencia cardíaca sube, el equipo de atención médica controla para ver si el músculo cardíaco bombea con la fuerza que debería.

Cuando existe algún bloqueo importante en el vaso sanguíneo que llega al corazón, o sea en la arteria coronaria, la parte del músculo cardíaco abastecida por ese vaso sanguíneo no bombea tan fuerte como el resto del músculo cardíaco. Las imágenes del ecocardiograma de esfuerzo estudian cómo bombea el corazón en reposo y lo comparan frente a la porción de la prueba obtenida después del esfuerzo. Si el funcionamiento cardíaco es normal en reposo, pero el corazón no bombea igual de fuerte después del esfuerzo físico, eso también puede ser señal de una enfermedad subyacente de la arteria coronaria.

Las imágenes del ecocardiograma en reposo muestran cuán fuerte bombea el corazón y si existen indicios de un ataque cardíaco anterior. Además, las imágenes del ecocardiograma pueden brindar información acerca de las válvulas cardíacas, de la membrana que recubre el corazón y de si existe presión alta en los pulmones, afección conocida como hipertensión pulmonar.

El ecocardiograma también muestra con cuánta eficacia bombea sangre el corazón a todo el cuerpo (fracción de eyección). Algunas personas presentan síntomas de falta de aire debido a insuficiencia cardíaca congestiva. El ecocardiograma mostrará si la función cardíaca se encuentra alterada debido al debilitamiento de la bomba (insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida) o a rigidez de la bomba (insuficiencia cardíaca con fracción de eyección conservada).

Si el médico sospecha que usted padece enfermedad de la arteria coronaria, otro examen de esfuerzo común es la prueba nuclear de esfuerzo, la cual también se puede hacer con la cinta de andar o con medicamentos que estimulan al corazón. Dicho examen analiza tanto el flujo sanguíneo al corazón como la función cardíaca en general. Si hubiese un bloqueo importante en un vaso sanguíneo que llega al corazón, la sangre no podrá desplazarse muy bien por el torrente sanguíneo hasta el corazón y las imágenes nucleares permitirán ver la parte afectada del corazón que muestra menor flujo sanguíneo, comparado frente a las demás partes aledañas.

Las pruebas nucleares de esfuerzo brindan información sobre el flujo cardíaco al corazón. Si existe una zona cardíaca que muestra menor flujo cardíaco, en comparación con el músculo cardíaco contiguo, eso normalmente es señal de un bloqueo crítico en la arteria coronaria. La prueba nuclear de esfuerzo también brinda información sobre la función cardíaca general, pero no informa acerca de las válvulas cardíacas ni de la membrana que recubre el corazón (pericardio) de la manera en que el ecocardiograma lo hace.

Sin embargo, ni el ecocardiograma ni la prueba nuclear de esfuerzo pueden revelar ciertas afecciones, tales como angina microvascular, que ocurre cuando se acumula colesterol en los pequeños vasos sanguíneos que abastecen al corazón. La prueba nuclear y el ecocardiograma de esfuerzo tampoco valoran los cambios en esos diminutos vasos sanguíneos. Algunas mujeres pueden tener vasoespasmos en la arteria coronaria, o sea un espasmo muscular que afecta a la fina capa muscular de las arterias coronarias, y esa afección puede provocar molestias en el pecho, aunque el resultado de la prueba de esfuerzo sea normal.

Un resultado normal en la prueba de esfuerzo solamente muestra que no existe ningún bloqueo importante en la arteria coronaria, pero puede haber un bloqueo menor que la prueba de esfuerzo no es capaz de detectar. Por ello, no deja de ser importante prestar atención a los factores de riesgo para enfermedad cardíaca (colesterol alto, antecedentes familiares, diabetes, consumo de tabaco y presión arterial alta), incluso cuando la prueba de esfuerzo muestra resultados normales.

Por otro lado, es también posible que la causa del dolor del pecho o de la falta de aire no esté relacionada con el corazón, sino que se trate de un trastorno pulmonar, como la presencia de un coágulo en los pulmones o embolia pulmonar. Además, otras causas para sentir molestias en el pecho incluyen espasmos del esófago, enfermedades de la aorta, enfermedad de reflujo gastroesofágico, dolor músculo-esquelético, anomalías de ritmo cardíaco rápido y costocondritis; otras causas para la falta de aire incluyen enfermedades pulmonares subyacentes, tales como EPOC, asma y falta de acondicionamiento físico.

Por último, ningún examen es 100% exacto. Una prueba de esfuerzo puede estar errada debido a varias razones. Por ejemplo, la prueba nuclear de esfuerzo puede ser inexacta cuando hay bloqueos graves en las tres arterias coronarias principales porque la prueba examina diferencias en el flujo sanguíneo entre las áreas cardíacas, pero si el flujo cardíaco está reducido en todo el corazón, ninguna zona se verá anormal en comparación con las demás áreas cardíacas.
 

Si siente dolor en el pecho o falta de aire después de obtener un resultado normal en la prueba de esfuerzo, continúe con más evaluaciones y colabore con el médico a fin de investigar hasta encontrar el origen de los síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *