Propóngase tener un hogar ecológico

Por: Licda. Mariela Castro, Ecoturista

El propósito de reducir nuestra huella ecológica debe ser tan importante como el de reducir las libras de más. El cuidado de la ecología está íntimamente relacionado con la salud. Varios estudios han demostrado que existe un vínculo entre la alteración de los ecosistemas y los riesgos para la salud, riesgos que afectan a todos los que habitamos la Tierra, pero en mayor magnitud a poblaciones de escasos recursos.

De acuerdo a la Escuela de Salud Pública de Harvard, algunos de los cambios más drásticos que los humanos hemos causado en la faz de la tierra incluye: 1) la tala de casi la mitad de todos los bosques tropicales y templados; 2) haber convertido cerca de la mitad de las tierras libres de hielo o de desierto para cultivos y animales de granja; y 3) haber impedido el flujo de más de 60% de los ríos del mundo por la instalación de presas. A pesar de que estos cambios han logrado mejorar la seguridad alimentaria y calidad de vida a nivel mundial, en varios países en desarrollo (incluyendo países latinoamericanos), simultáneamente ha aumentado la propagación de vectores causantes de enfermedades. Samuel Myers, científico investigador del Departamento de Educación Ambiental de esta Escuela, señala que “La actividad humana afecta a prácticamente todos los sistemas naturales de la Tierra, alterando las tierras, los ríos y océanos, el clima y una gran serie de relaciones ecológicas complejas y ciclos biogeoquímicos que durante mucho tiempo han sostenido la vida en la Tierra”. Los efectos de estos cambios son responsabilidad directa del ser humano, por lo que si no se toma acción en un futuro próximo, los problemas de salud que como humanidad tengamos que afrontar, en tan sólo unas décadas, puede representar la morbilidad y mortalidad de millones de personas.

Hogar ecológico

Así como muchas otras cosas, el cuidado de la ecología empieza en casa. Los padres son los indicados a inculcar eco-valores en sus hijos desde que son pequeños. Logre que toda la familia esté involucrada en el cuidado ambiental dentro de su hogar. Fomente lo mismo en las empleadas domésticas y encargados del jardín. Para ello, manténgase informado en temas ambientales a lo largo del año. Haga que éstos sean uno de los tópicos de conversación en reuniones familiares y sociales. Promueva en sus hijos la visión ecológica que hoy en día tienen la mayoría de establecimientos educativos.

1. No utilice bolsas plásticas. Cuando vaya de compra lleve consigo bolsas reutilizables.
2. Prefiera los productos locales y orgánicos.
3. Recicle los materiales de desecho de su hogar, como papel, aluminio, vidrio y plástico. Algunos de ellos pueden ser reutilizados para otros fines dentro de su hogar.
4. Prefiera productos hechos de materiales reciclados.
5. Prefiera los productos de limpieza que son biodegradables.
6. No deje correr el agua mientras se lava los dientes o mientras lava los utensilios de cocina.
7. No compre bebidas embotelladas. En su lugar, utilice “pachones” o “termos”.
8. Reduzca lo más posible el consumo de alimentos procesados.
9. Instale iluminación tipo LED en su hogar.
10. Planifique sus salidas de tal forma de reducir el uso de combustible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *