¿Por qué y cómo “oxigenar” el vino?

decantador para oxigenar el vino

decantador para oxigenar el vino

A pesar de que el oxígeno es considerado un enemigo del vino, resulta de gran beneficio para su oxigenación una vez abierta la botella.

 

Durante la fermentación de las uvas, una leve aportación de oxígeno puede modificar por completo la calidad y el color final del vino, razón por la cual este elemento se introduce al caldo de forma controlada. Luego de abrir la botella, los días del vino están contados por los efectos del oxígeno. No obstante, por tratarse de un organismo vivo, las características sensoriales del vino mejoran tras su contacto con el oxígeno. Dos métodos para lograr este resultado son: la decantación y el efecto Vinturi.

 

Decantación de vino.

La decantación del vino consiste en pasar el contenido de la botella a un recipiente de vidrio conocido como decantador. Uno de sus objetivos es separar el vino de los sedimentos, producto de la guarda en botella. A pesar de que son parte del vino, no es agradable encontrarlos en la copa por tener un sabor amargo. La decantación también permite la oxigenación del vino, sobre todo de los que llevan mucho tiempo embotellados. Al decantarlo, los aromas de encierro desaparecen, dando lugar al exquisito “bouquet” del vino. Otra razón por la cual el vino debe dejarse “respirar” es para acelerar la suavización de sus taninos. Esto aplica especialmente a vinos tintos jóvenes, generalmente caracterizados por su alto contenido de taninos y su intensidad. La decantación permite la suavización de estas sustancias.

 

Expertos en el tema recomiendan que los vinos tintos, ya sean jóvenes o viejos, sean decantados durante un mínimo de 60 minutos antes de su consumo. Hay quienes recomiendan el decante del vino durante 2 a 3 horas. Previo a la decantación, es aconsejable que la botella permanezca 24 horas en forma vertical para el asentamiento de los sedimentos al fondo de la botella.

 

Efecto Vinturi.

Para quienes la espera de una hora resulta tediosa y complicada, se recomienda la oxigenación del vino a través del Vinturi. Este aparato se coloca sobre la copa y se vierte el vino por su parte superior. Al pasar por el aireador, el vino se oxigena a través de los dos pequeños agujeros encontrados a los lados, los cuales absorben aire y multiplican la velocidad de oxigenación. En consecuencia, la recuperación del “bouquet” del vino es inmediata. Los vinos blancos no forman sedimentos, por lo que su decantación no es necesaria. Sin embargo, sus características sí mejoran tras su oxigenación, por lo que Vinturi funciona tanto para vinos tintos, como para blancos y rosados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *