Los 3 nutrientes más importantes de la soya

Información proporcionada por: Vivesoy, de Grupo Leche Pascual

La soya es una legumbre con muchos beneficios para la salud. La semilla es la parte de interés alimentario, la cual se desarrolla dentro de unas vainas muy similares a las de las arvejas. Se caracteriza por aportar diversos nutrientes de alta importancia para el organismo, entre ellos proteínas de alta calidad. Sus múltiples efectos benéficos en la salud la convierten en un alimento funcional, lo que significa que tiene propiedades nutritivas, preventivas y curativas. De su composición nutricional destacan 3 nutrientes: 1) Proteínas, 2) ácidos grasos e 3) isoflavonas.

1) Proteínas. Todas las proteínas están formadas por la unión de aminoácidos. En el ser humano se han identificado 20 aminoácidos, de los cuales 9 son esenciales para el ser humano, lo que significa que nuestro cuerpo no puede producirlos, razón por la que debemos obtenerlos diariamente a través de los alimentos. A las proteínas que contienen todos los aminoácidos esenciales se les denominan “proteínas completas”, las cuales se encuentran en alimentos de origen animal, como carnes, huevos, leche y productos lácteos. Las proteínas de origen vegetal no aportan todos los aminoácidos esenciales, por lo que se les considera proteínas incompletas. Las proteínas son el componente más abundante de la soya, con un contenido que supera al de otras legumbres. De hecho, la soya es el único alimento vegetal que aporta 8 de los 9 aminoácidos esenciales; los demás aportan menos de 8.

2) Ácidos grasos. En el perfil de ácidos grasos del aceite de soya destacan el ácido oleico y el ácido linolénico, ambas grasas insaturadas y esenciales para el ser humano ya que el cuerpo no puede producirlos. Ambos ácidos grasos contribuyen a evitar la formación de placas de colesterol en el organismo, lo que protege contra las enfermedades cardiovasculares.

3) Isoflavonas. Las isoflavonas son compuestos naturales encontrados en las plantas. Son los flavonoides más abundantes y de mayor interés terapéutico de la soya. La soya es único alimento que contiene isoflavonas en cantidades fisiológicamente relevantes. Algunos de los beneficios de las isoflavonas de la soya son los siguientes:
– Acción estrogénica. Realizan una función muy parecida a la de los estrógenos en la mujer, por lo que su consumo se recomienda en mujeres en edad menopáusica para reducir los síntomas propios de este período.
– Reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular. Hay numerosos estudios científicos que demuestran que, como parte de una dieta saludable, la acción conjunta de las isoflavonas con la proteína de la soya pueden reducir los niveles de colesterol malo en sangre.
– Acción antioxidante. Las isoflavonas tienen una alta capacidad antioxidante para neutralizar los radicales libres que se generan como consecuencia de la contaminación y del estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *