La falta de salud mental es algo global, pero es prevenible

La salud mental es un campo al que recientemente se le ha dado el lugar que merece debido a su impacto en el bienestar individual y colectivo. Quien goza de salud mental posee la capacidad de funcionar satisfactoriamente a nivel conductual y emocional, así como de encontrar un balance en la vida y disfrutar de la misma. Esto desde luego lleva implícita su habilidad de adaptarse y sobreponerse a las distintas circunstancias y situaciones.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente la mitad de la población mundial padece algún tipo de enfermedad mental, entre ellas la depresión. En algunos países, la depresión es la principal causa de discapacidad, lo que tiene un efecto sumamente negativo en su desarrollo socioeconómico. A pesar de esto, no fue sino hasta hace aproximadamente una década que este Organismo incluyó la prevención de los desórdenes mentales como parte de las estrategias para la promoción de la salud mental.

Si tomamos en cuenta estas estadísticas, podemos atribuir muchos de los problemas sociales que afrontamos hoy a la falta de salud mental. Y es que un niño que mentalmente insano tiene altas probabilidades de convertirse en un adulto depresivo o con problemas de ansiedad, lo que a su vez aumenta el riesgo de otros problemas mentales (y no mentales) más serios.

El bienestar mental de las futuras generaciones está en nuestras manos. Empecemos entonces, como padres, por buscar y promover nuestra propia salud mental. ¿De qué sirve enviar a nuestros hijos con un psicólogo cuando nosotros somos la causa de la muchos de sus problemas emocionales y de mala conducta? Recordemos que la prevención es la mejor estrategia para tener salud, incluyendo la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *