Juegos pirotécnicos, contaminación disfrazada de celebración

Por: Lic. Mayron España, Director Ejecutivo E-Waste de Guatemala

Por costumbre, tradición o celebración, la pólvora ha acompañado a la humanidad desde el siglo XIII. Inventada en China por los taoístas como una poción para buscar la inmortalidad, la pólvora se ha constituido en el invento más contaminante de la humanidad. Únicamente se necesita carbón, azufre y nitrato de potasio para producirla. A la pirotecnia moderna se le han adherido metales pesados para darle “color” a la celebración.

El uso de juegos pirotécnicos representa una serie de factores tóxicos, partiendo desde la contaminación auditiva, la contaminación del aire (con la liberación de CO2), la contaminación física y toneladas de contaminación de residuos sólidos tóxicos y peligrosos. Todo esto con el único fin de obtener un placebo personal que nos brinda unos segundos de alegría, pero siglos de contaminación tóxica. Algunos datos del daño ambiental que ocasionan los juegos pirotécnicos en Guatemala son: 1) Afectan los hábitats de aves y centros de anidación, así como los ecosistemas cercanos al lugar donde son quemados; 2) afectan los diferentes cuerpos de agua ya que al caer al suelo, se constituyen en ríos y lagos; 3) generan aerosoles sólidos que luego son respirados por las personas; y 4) los metales pesados utilizados para darles color a los juegos pirotécnicos son tóxicos para los ecosistemas. Además de la importación de 3,000 toneladas de juegos pirotécnicos para la época de fin de año, debemos tomar en cuenta el trabajo infantil que se utiliza en la elaboración de juegos pirotécnicos locales, como cohetillos y ametralladoras, ya que se requiere de motricidad fina para poder armarlos.

La buena noticia es que hay formas de celebrar y conservar las tradiciones navideñas que nuestros pueblos han heredado de generación en generación, sin la contaminación que tienen los juegos pirotécnicos. En algunos países, este tema está legalizado con fechas precisas para su uso y con las cantidades permitidas por persona en función al lugar en donde desee utilizarlos. Por otro lado, existen juegos pirotécnicos ecológicos, elaborados con ingredientes como la celulosa o la nitro-celulosa, las cuales pueden tener características biodegradables por ser ricas en nitrógeno.

Si bien es cierto que toda costumbre es difícil de cambiar de la noche a la mañana, si todos ponemos un poco de esfuerzo para reducir al máximo el uso de juegos pirotécnicos (entre muchas acciones más), el futuro de nuestros hijos y nietos será mejor de lo que hoy en día se puede visualizar. De lo que estoy seguro es que la creatividad, la buena voluntad, el dinamismo y el entusiasmo del ser humano no tienen límites y pronto encontraremos una forma de celebrar de forma segura y amigable con el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *