Importancia de la higiene oral en adultos

La higiene oral es el proceso mecánico más utilizado y efectivo para la limpieza bucal, incluyendo todas sus estructuras duras (dientes) y blandas (lengua, encías, paladar y mejillas). Es el mejor método para prevenir la caries dental, la gingivitis, la periodontitis, la halitosis (mal aliento) y otros trastornos dentales. Además, es indispensable para minimizar los depósitos de sarro e incluso evitar su aparición. Por otro lado, la higiene oral mantiene la integridad de las encías, de tal forma que se conserven rosadas y firmes. De esta forma se evita que sangren o duelan durante el cepillado o la limpieza con hilo dental.

¿Cómo lograr una higiene oral adecuada?

Pasta dental para el higiene oral en adultos

Pasta dental para el higiene oral en adultos

Cuidado personal

El cepillado cuidadoso

, el uso regular del hilo dental y el uso de enjuagues bucales fluorados ayuda a evitar la formación de caries y la acumulación de sarro y cálculos (tártaro). Los dientes deben cepillarse por lo menos tres veces al día, idealmente después de cada comida. Es imprescindible realizar un cepillado profundo al menos una vez al día.

Cepillado

. La producción de saliva y los movimientos linguales contribuyen a remover la placa bacteriana de las superficies bucales durante el día. Durante el sueño ambas situaciones disminuyen, por lo que la higiene bucal antes de acostarse es fundamental para evitar la formación de placa bacteriana. De hecho, esta limpieza es la más importante del día.

Hilo dental

. El hilo dental, o seda dental, es un hilo de seda en forma de cinta o de cordoncillo, encerado o no, cuyo uso asegura la limpieza de las caras laterales de los dientes. Debe utilizarse por lo menos una vez al día, idealmente por las noches.

Flúor

. Actualmente y con base en el papel tan claro del flúor en la prevención de la caries dental, es recomendable que los dentífricos incorporen flúor en su fórmula.

Cuidado profesional

. La higiene bucal personal no es suficiente para tener una boca saludable. Requiere de una limpieza regular practicada por un dentista o higienista dental. Dicha limpieza es necesaria para remover el sarro, el cual puede acumularse aún con el uso cuidadoso del cepillo e hilo dental, especialmente en áreas difíciles de alcanzar. La limpieza profesional utiliza varios instrumentos o dispositivos para el raspado y el pulido de los dientes, los cuales sirven para aflojar y remover los depósitos formados en los dientes, entre otras funciones.

Muchos odontólogos recomiendan la limpieza profesional de los dientes por lo menos una vez cada seis meses. El tratamiento de muchos trastornos dentales/orales puede requerir de una limpieza y examen incluso más frecuentes. Se recomienda un examen de rutina de los dientes al año.

 

Eliminación de la placa bacteriana

La placa bacteriana es una condición muy común. Para evitar su formación deben seguirse las siguientes recomendaciones:

Limpieza de la lengua

. En la lengua se acumulan gran cantidad de bacterias. Para limpiarla, debe frotarse suavemente hacia adelante usando el cepillo de dientes o bien un limpiador lingual.

Limpieza de los espacios entre los dientes

. La limpieza de los espacios entre los dientes es distinta según cada situación. Comúnmente, el espacio entre los dientes es bastante reducido. En estos casos debe  utilizarse la seda dental. Cuando existe suficiente espacio, debe usarse un cepillo especial llamado cepillo interproximal.

Limpieza de los dientes

. Esta se realiza mediante el uso adecuado del cepillo dental y del dentífrico. Con el cepillado se eliminan no sólo los restos de alimentos, sino también la invisible placa bacteriana.

 

En nuestra próxima edición incluiremos la higiene bucal en niños.

 

Escrito por

Dr. Alejandro Pastorio

Odontopediatra

Centro Dental de Especialistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *