Evolución del cuerpo de la mujer, de uno ideal a uno real

Por: Lcda. Brigitte Aquin, Psicóloga Clínica Especialista en Trastornos Alimenticios, y Marie Claire De Ros

En un mundo en donde desde el principio de la humanidad el cuerpo de la mujer está condicionado a la cultura, la belleza y sus ideales han ido cambiando y evolucionando a través del tiempo. Actualmente, hay más presión cultural que nunca debido a las redes sociales. Y es que es precisamente a través de ellas que muchas sufrimos por tener el cuerpo “ideal” basado en los estándares de “perfección” del momento, los cuales son prácticamente inalcanzables para la mayoría de mujeres.

Si retrocedemos en el tiempo y analizamos un poco las evidencias de lo que era considerado una imagen corporal ideal y tomamos como ejemplo algunas imágenes del siglo XVII, los retratos de esa época nos mostraban mujeres voluptuosas, posando atractivamente sus figuras. Cientos de años después, las diferencias en cuanto a los ideales de belleza del cuerpo femenino son abismales.

Las imágenes divulgadas actualmente en los diferentes medios llevan mensajes fuertes asociados al peso que una mujer debe de lucir. En la mayoría de los casos, la belleza física de tanto modelos como celebridades está directamente vinculada a su nivel de éxito y de popularidad. Tristemente, estas mujeres suelen ser idolatradas por las jóvenes, quienes llegan a desarrollar problemas de imagen corporal al querer verse como esas mujeres. Asimismo, la búsqueda de un peso y una apariencia específica juegan un rol esencial en cuanto a la aceptación social. Es así que la presión por verse como una estrella de “Hollywood” es un factor de riesgo para el desarrollo de trastornos alimenticios.

Se dice que la belleza vende y sabemos que así es, pero esto se convierte en una problemática (y un gran engaño) cuando los medios distorsionan las imágenes reales con programas como “Photoshop”, convirtiendo el producto final en un ideal imposible de alcanzar. En la vida real, las celebridades no son como se ven en las fotos comerciales.

En búsqueda del cambio del ideal actual a uno real y positivo

Desde hace varios años, se ha ido implementando en los medios de comunicación el movimiento de la imagen corporal “sana”, en la que se muestra la belleza de los distintos tipos de cuerpos. Uno de los objetivos de esto es cautivar a todas esas mujeres alrededor del mundo que están cansadas de la glorificación de esas figuras imposibles de alcanzar. Con esto se busca erradicar los estándares que han predominado en los medios durante casi un siglo. Campañas publicitarias como las de Dove y la de Aérie de American Eagle son dignas de apreciar porque promueven la belleza de todas las mujeres, sin importar su peso, talla y estatura.

La codiciada revista “Sports Illustraded”, en su edición 2016 anticipada de trajes de baño, causó furor e hizo historia al poner a Ashley Graham, una modelo “Plus Size”, en una de las tres portadas anticipadas. En las otras dos aparecieron una luchadora de UFC (“Ultimate Fighting Championship”) y una modelo estadounidense.

Estas tres portadas de mujeres con cuerpos muy diferentes, pero sensuales y confidentes, demostraron que no se necesita tener las medidas 90-60-90 para estar en la portada de una revista de fama internacional. Meses después, Graham apareció en un catálogo de “Swimsuits for All”, logrando el mismo objetivo.

Movimientos como estos, que tratan precisamente de cambiar el curso de los ideales de belleza promovidos durante muchísimos años, están logrando crear conciencia a nivel mundial para que reconozcamos la belleza en cada tipo de figura y erradicar los estándares de “perfección”. Asimismo, han alcanzado el corazón de las mujeres que sufren por lucir como modelos, promoviendo así la aceptación de sus cuerpos. Esperemos que esta sea la primera de muchas portadas de revistas en las que se muestra la belleza de una mujer voluptuosa y veamos cada vez más seguido ese cambio positivo que nuestra sociedad tanto necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *