Elementos básicos del diseño de Interiores

Por: Licda. Mariel Cabrera, Diseñadora de Interiores

Conseguir un ambiente agradable y funcional es el objetivo que todo diseñador desea lograr en un espacio. Para obtener lo antes mencionado enumeraremos ciertos elementos básicos de diseño, que se deben de tomar en cuenta, de la mano del estilo y actividad a realizar en el mismo, al momento de tener un ambiente o proyecto en “obra en gris”.

Área / Distribución

La dimensión del espacio a trabajar, nos indica la escala y proporción del mobiliario o elementos que se desean incluir. Una buena distribución hace del ambiente un lugar funcional, logrando un mejor aprovechamiento de todos los recursos (ventilación, iluminación, mobiliario, área de paso, etc.).

Acabados (piso, paredes y cielos)

En la actualidad el mercado nos ofrece un sinfín de materiales, texturas y colores, los c los cuales de acuerdo a las necesidades del proyecto, se pueden elegir para utilizar. Es importante al momento de su elección, tomar en cuenta: clima, iluminación, instalación, mantenimiento y armonía. Sin olvidar que serán la base sobre la cual se trabajará la decoración (mobiliario, alfombras, arte, plantas, etc.)

Ventilación

Un ambiente ventilado crea un espacio confortable, sin importar el tipo de actividad a realizarse. De preferencia se debe aprovechar la ventilación natural, uno de los sistemas mas utilizados y recomendados es el de “la ventilación cruzada” (al abrir ventanas y puertas interiores, crean de forma homogénea una zona de confort). Esto se logra muchas veces, al momento de la distribución evitando elementos que obstruyan la apertura de estas fuentes de viento.

Iluminación

La luz no solamente influye en la experiencia visual del ambiente, sino además en muchos aspectos sensoriales. Un espació bien iluminado transmite calidez y confort. La elección, posición y distribución de las luces debe hacerse de acuerdo a la actividad a realizar o la sensación que se desea transmitir. Aprovechar al máximo la luz natural es importante. En varios casos se debe recurrir a la luz artificial, sobre todo por la ubicación del área, entre otras limitantes. Por tal razón, un buen diseño de iluminación beneficia en la apariencia, funcionalidad y ahorro energético.

Los puntos anteriores son una guía que puede ayudar al mejor aprovechamiento del proyecto, siendo estos la base sobre la cual se trabajará la propuesta de diseño interior, la cual a su vez se realiza con base en la actividad, intereses, preferencias y gustos del cliente. De esta forma se logrará crear ambientes confortables y funcionales a través de la elección de color, mobiliario, cortinas, arte y plantas, entre otros elementos fundamentales al momento de realizar el montaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *