El yoga, como mujer, tu mejor opción

Por: Ing. María Inés Castejón de Girón, Fundadora de Pure Yoga and Wellness Space
(502) 2491-4240 Facebook.com/pureyogaguate

Hoy en día las mujeres somos madres, hijas, esposas, ejecutivas, empresarias, amigas, ciudadanas, jefes y empleadas. Y cumplimos muchas funciones más de forma simultánea. Se espera de nosotras que estemos al día en las noticias, que seamos eficientes en nuestro trabajo, que acompañemos a nuestros hijos en sus tareas, que los llevemos a sus clases extracurriculares, que estemos “fit”, que nos veamos lindas y que seamos la “doctora” nocturna de nuestros hijos. Y por supuesto, además de todo esto, se espera que rindamos en nuestro trabajo y que al final del día atendamos a nuestros esposos con una cena espectacular y una gran sonrisa.

Suena como una caricatura, pero es la realidad.

Cada vez es más común escuchar a mujeres hablando de estrés, de descontento y de no tener tiempo para ellas mismas.

¿Que pensarías si te dijera que existe una disciplina a través de la cual, estando presente 75 minutos como mínimo tres veces por semana, te será posible acceder a tu emocionalidad, trabajar tu tonicidad muscular, tu fuerza y tu flexibilidad? ¿Y que a través de esta práctica llegarás a tu peso ideal (y lo mantendrás), mejorarás la salud de tus órganos internos y regularás tu sistema endocrino? ¿Si te dijera que además de todo esto podrías acceder a aquellas ideas y pensamientos que te causan estrés y que aprenderías a soltarlas? ¿Y que como resultado final encontrarías paz y estarías llena de energía durante todo el día?

Suena también como una caricatura. De nuevo, es una realidad y la puedes lograr con la práctica del Yoga.

En lo personal, me gusta hacer las cosas lo más eficientemente posible. Para darles un buen ejemplo, cuando ayudo a mis trillizos a hacer sus tareas (y cuando el caso lo amerita), lo hago simultáneamente con los tres. Cuando pienso en tomar un curso, ir a un lugar o hasta salir a almorzar, procuro que no me demore muchísimo tiempo llegar a mi destino, para lo que evito las horas de alto tráfico, uso Waze y busco parqueo cerca. Asimismo, intento que lo que voy a hacer cumpla con la mayor cantidad de requerimientos que tenga.

Es así que fue maravilloso para mí el poder encontrar en la práctica del Yoga, hace 15 años, el tiempo para mí misma y para crecer internamente partiendo de la cualidad física. Lo más asombroso es que es algo que me levanto y “quiero” hacer, a diferencia de algo que “tengo” que hacer. Desde el primer año de practicarlo, el Yoga vino a formar parte de mi vida. Y ese bienestar, poco a poco, se fue permeando a cada una de las facetas que tengo como mujer.

Somos seres integrales. Si nuestro cuerpo no funciona adecuadamente, nuestras emociones se ven afectadas. De la misma forma, a raíz de una tristeza, de un golpe emocional fuerte o de un cambio que no fue canalizado adecuadamente, puede originarse una enfermedad.

La práctica del Yoga es un práctica “holística”, pues trabaja al “ser” de forma integral –su cuerpo, su mente y su sentir de forma simultánea.

Algunos de los beneficios documentados que podemos encontrar en la práctica regular del Yoga son:
– Mejora la flexibilidad general. Las articulaciones se alimentan y se lubrican. Cada vez que se practica el Yoga, se llevan las articulaciones a un rango completo de movimiento.
– Mejora la masa ósea. Se fortalecen los huesos y se previene la osteoporosis.
– Mejora la circulación y ayuda a reducir la presión arterial.
– Contribuye a alcanzar el peso ideal. Mediante el movimiento se queman calorías y al estar en el momento presente tendemos a no “desear” alimentos dañinos para nuestra salud y a saciarnos con lo que necesitamos.
– La práctica regular del Yoga mejora la coordinación, el tiempo de reacción y la memoria.
– Ayuda al sentido del equilibrio y al manejo del espacio. Aumenta la habilidad para sentir lo que el cuerpo está haciendo y como está situado en el espacio.
– Para la restauración y descanso, el Yoga ayuda a mitigar el ajetreo de la vida moderna y a tener un sueño reparador.

Así que concluyo dejándote con esta inquietud: Si aún no lo has probado, hay un mundo nuevo en la práctica del Yoga, un mundo lleno de bienestar, esperando ser descubierto por ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *