El Paladar Femenino

Por: Debora Fadul, Chef de Mon Coeur
www.chefmoncoeur.com

“El artista debe ser mezcla de niño, hombre y mujer”. –Ernesto Sábato

Para poder dar amor tienes que amarte a ti mismo primero y conocerte bien, ya que sin ello no sabemos qué podemos proyectar. Cuando buscamos agradar a quienes amamos o a personas cercanas a nosotros con platillos especiales, pienso que debemos estar seguros de nosotros mismos para poder compartirlo.

Es así que para mi, en la cocina, es importante conocerse muy bien y que sepamos lo que nos representa como cocineros y lo que queremos proyectar en cada platillo. Esto desde luego requiere que exista un balance entre tu paladar y el de la otra persona.

Creo que las mujeres y los hombres no existimos como una competencia entre nosotros de quién es mejor; creo que funcionamos como un trabajo en equipo. Claro, claro cada uno es autosuficiente, pero en conjunto aportamos cosas inimaginables y se puede lograr más.

El paladar de cada quien es tan complejo. Es algo que nunca vas a saber si de la misma manera que tu sientes los sabores y las texturas va a ser de la misma que la siente la persona que esta a tu lado.

Lo que si es cierto es que siempre hay guías y maneras de encajar y encontrar similitud en coincidir que encontramos las mismas notas con otras personas de sabor en los ingredientes.

“Lo mejor de la historia de la humanidad proviene de la conjunción de ambos cerebros. Si la humanidad tiene un futuro mejor, será promediando los dos”, completó.” –Kreimer

Creo que las mejores recetas son creadas teniendo en cuenta que no solo deberá gustarte a ti, debe de ser una combinación donde veamos sabores que sean aceptados en ambos paladares.

“Las mujeres en promedio focalizan en la empatía y en las relaciones interpersonales mientras que los hombres lo hacen más en las cosas y sus mecanismos subyacentes (sistematización)”. – Kreimer

Como mujeres podemos aprovechar nuestro paladar a un nivel más que solo sensorial, sino utilizando nuestra empatía con las personas ya sea mujer o hombre podemos encontrar un balance de platillos preparados pensados para ambos, para gustos de todos.

La mujeres nos inclinamos por gustos mas dulces, herbales y florales y los hombres por sabores mas amargos, salados y cítricos.

Al hacer platillos que tengan ambos mundos podemos explorar un sinfín de posibilidades de poder crear.

Las mujeres no nacimos para competir en un mundo de hombres; nacimos para trabajar en equipo y aportar algo, no mejor ni menor, sino diferente en un mundo lleno de posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *