El origen de los desórdenes alimenticios –Posibles causas y factores de riesgo

Por: Lcda. Karina Ávila, Psicóloga Clínica e Industrial

Los desórdenes alimenticios, conocidos también como trastornos alimenticios, son condiciones complejas que surgen a partir de una variedad de causas probables. La evidencia apunta a que es el resultado de una combinación de factores que involucran conductas presentes durante mucho tiempo. Estos factores abarcan un amplio espectro, que va desde factores psicológicos, emocionales y biológicos, hasta los de índole social e interpersonal.

Las personas que padecen desórdenes alimenticios suelen tener una autoestima baja, ansiedad, depresión y soledad. Sus relaciones personales y familiares tienden a ser problemáticas. Asimismo, suelen presentar dificultad para expresar sus emociones. Varias personas con estos desórdenes tienen historia de abuso físico o sexual, así como “bullying” sobre su peso durante la niñez y/o adolescencia.

Es importante resaltar que a nivel social, existen normas culturales que valorizan a las personas según su aspecto físico y que glorifican la delgadez. Por otro lado, los conceptos de belleza se restringen a un cuerpo esbelto y a un rostro perfecto. Todos estos son factores sociales que aumentan el riesgo de un desorden alimenticio.

A la fecha, se siguen estudiando las causas de los desórdenes alimenticios, pero existen denominadores comunes en quienes los padecen. Para empezar, las personas con un desorden alimenticio utilizan su relación con la comida como una forma de lidiar con sus emociones dolorosas. El ayuno (en el caso de la anorexia nerviosa), la purgación (en la bulimia nerviosa) y los atracones (en la compulsión alimenticia) son “estrategias” que utilizan para compensar esos sentimientos y emociones que les provocan dolor y desolación. Las personas con desórdenes alimenticios presentan conductas, emociones y actitudes extremas hacia el peso y la comida. A pesar de ser enfermedades mentales, los problemas físicos que conlleva tienen graves consecuencias para la salud, incluso pueden llevar a la muerte.

Fuente: www.nationaleatingdisorders.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *