El “ego del hombre”

hombre vanidoso

ego del hombre

Por: Lcda. Brigitte Aquin, Psicóloga Clínica, Especialista en Trastornos de Alimentación

Los nombres de algunos de los dioses y héroes de la mitología griega, como Edipo, Electra, Eros y Narciso, han sido utilizados para nombrar enfermedades y conflictos. Narciso es un ejemplo claro de ello. Más adelante en la historia, Freud lo adopta como símbolo de una persona que sólo puede amarse a sí misma. Hablo de Narciso porque tratar el tema del ego del hombre es hablar de narcisismo. Y ‘narcisista’ es una palabra empleada por todos, de manera simplista, como un “exceso de autoestima”, así como se emplea también la palabra “ego”.

Veamos un poco más de Freud, ya que es quien llevó a la popularidad el concepto del ego. Su mayor impacto sobre nuestra cultura es probablemente la descentralización de la conciencia humana. Asimismo, su contribución más grande al concepto de la mente empezó con el rompecabezas de: “Hay más y sabemos más de lo que nuestra conciencia nos hace ver”. Freud casi vino a anunciarnos que: “No somos razón”, tal y como lo planteaba la filosofía occidental antes de él. Su concepción de la personalidad humana es la de una estructura abstracta de funciones contrastantes que están en constante tensión y conflicto. El ego es una de estas partes, la cual se reconoce como el “Yo”. El ego es quien media entre las otras partes (nuestros instintos y nuestra moral) y la realidad del mundo exterior.

Hablar del ego es hablar de este “Yo”. Teóricamente, esta parte tiene que ser más “grande” que otras, tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, cuando se trata el tema del “ego del hombre” es decir que el hombre tiene esta parte más desarrollada que la mujer. Esto implica que hablamos de diferencias de género, así como de valores culturales.

El narcisismo no es un problema que uno tiene o no tiene, sino es una cuestión de grados, puesto que se ubica sobre un continuo. Probablemente todos, hombres y mujeres, sufrimos de narcisismo en mayor o menor grado. Sin embargo, tiende a ser un problema propio del hombre. Yo digo que a cada época, su trastorno. Muchos teóricos dicen que vivimos en una época de narcisismo. No sé si sea así, pero vivimos, eso sí, en una época de individualismo. Y hay valores socioculturales que dividen a hombres y a mujeres desde tiempos atrás: Los hombres crecen orientados hacia el desempeño, mientras que las mujeres en función de las relaciones. Individualismo, desempeño y ego van de la mano. En un mundo individualista, si se le pide a un hombre “desempeñar”, ¿no es probable entonces que desarrolle problemas del “ego”?

El ego del hombre está relacionado con su autoestima. Yo no puedo pensar en ningún problema psicológico y lo digo de nuevo, absolutamente ningún problema psicológico, que no esté asociado a una baja autoestima. La utilizamos para explicar la infelicidad y la falta de control sobre nuestras vidas. En resumidas cuentas nos sirve de explicación para satisfacer cualquier propósito. Me pregunto entonces y ya para terminar, ¿acaso hacemos lo mismo con el “ego del hombre”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *