El aceite de palma, un alimento dañino para la salud cardiovascular

Por: Lcda. Irene Buonafina, Nutricionista y Salubrista Pública

Desde que era estudiante de la carrera de Nutrición, hace ya más de 20 años, aprendí que el aceite de palma es nocivo para la salud, especialmente la cardiovascular, debido a su alto contenido de grasas saturadas. De hecho, el aceite de palma, junto con el aceite de coco y el de algodón, son los tres aceites de mayor contenido de grasas saturadas.

Las grasas saturadas son sumamente dañinas para el corazón, ya que contribuyen a la formación de placas ateromatosas. La aterosclerosis es una enfermedad que predispone a una persona a un ataque cardiaco o a un derrame cerebral, lo que además de poner en riesgo su salud y calidad de vida, puede tener un desenlace fatal.

Tanto las grasas saturadas como el colesterol son consideradas dañinas para el corazón, siendo las saturadas las que tienen un impacto mayor en la morbilidad y mortalidad.

El colesterol se encuentra únicamente en alimentos animales, mientras que las grasas saturadas en alimentos animales y vegetales. Quienes tienen elevado el colesterol deben abstenerse más de las grasas saturadas que del colesterol en sí debido a que las saturadas aumentan mucho más los niveles del colesterol en la sangre. Por estas razones es que las personas que deben llevar una dieta cardiosaludable, no sólo deben reducir su consumo de alimentos de origen animal, sino además ciertos alimentos de origen vegetal. Algunas fuentes vegetales de grasas saturadas son la margarina, los helados (preparados con grasas vegetales), aderezos comerciales, frituras comerciales y una amplia variedad de alimentos procesados. El aceite de palma es sumamente utilizado en la industria alimenticia (sobre todo por su bajo costo), en la producción de los alimentos mencionados anteriormente, entre muchos más. También es usado en restaurantes para la cocción de papas fritas, pollo frito y muchas frituras más.

Una anécdota que vale la pena mencionar es que hace unos años recibí una llamada de parte de una persona que conocí por cuestiones laborales. Ella trabajaba en una agencia de relaciones públicas, razón por la que con cierta frecuencia me enviaba comunicados de prensa de sus clientes. Cuando me llamó era la relacionista pública de la empresa líder en mi país en producción de aceite de palma. Me ofreció que fuera la vocera nutricional de la empresa, para lo que tenía que divulgar, como profesional de la salud, que el aceite de palma era beneficioso para la salud. Increíble como suena, así fue. Obviamente recliné su oferta y le indiqué que de ninguna manera podía yo recomendar algo que no sólo no era cierto, sino que era lo opuesto a lo que toda la evidencia científica disponible a la fecha decía sobre el aceite de palma. Ella insistió en que no era así y que habían estudios que indicaban lo contrario.

Además de sus nefastos efectos en la salud del ser humano, la producción del aceite de palma ha sido asociada a múltiples daños para el medio ambiente. ¿Necesitas más razones para eliminarlo de tu dieta diaria?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *