Efectos del tabaquismo en la piel

El tabaquismo afecta el corazón, los pulmones, los huesos y la fertilidad. Pero, ¿sabía que también afecta su apariencia física? Fumar provoca cambios en la piel, el pelo y los dientes, agregándole años a su vida. La razón de esto es que el tabaquismo crónico disminuye el flujo de oxígeno y nutrientes a la piel. Por esta razón, la piel de un fumador puede verse pálida o con una coloración irregular. Estos cambios pueden empezar incluso en fumadores jóvenes. El tabaco contiene más de 4,000 químicos, muchos de los cuales aceleran la destrucción de colágeno y elastina, fibras que le dan a la piel su elasticidad y fuerza. Incluso el humo de segunda mano degrada estas estructuras cutáneas. El resultado de esto incluye piel caída y arrugas más profundas. En fumadores crónicos son comunes los sacos en el contorno de los ojos. La piel de los pechos y de los brazos también se “cae”. Eventualmente, todos desarrollamos las arrugas en los extremos laterales de los ojos, conocidas como “patas de gallo”. Pero en fumadores, estas temibles arrugas se desarrollan antes y son más pronunciadas. Y por si esto fuera poco, el tabaquismo también produce líneas profundas alrededor de los labios. Dejar de fumar no sólo le ayudará a reducir el riesgo de ataque al corazón y enfisema pulmonar, le ayudará a rejuvenecer y verse mucho mejor. ¡Piénselo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *