Efectos del parto vaginal sobre la incontinencia fecal

Por: Dr. Marco Alejandro Bocaletti Girón, Cirujano de Colon, Recto y Ano
m.docboca@gmail.com

La maternidad es un factor de riesgo establecido para incontinencia fecal en mujeres jóvenes y de mediana edad. Se ha sugerido que el parto vaginal es el principal contribuyente, probablemente debido al daño de importantes tejidos musculares y nervios. Sin embargo, el embarazo por sí solo puede causar cambios mecánicos, cambios hormonales o ambos, lo que puede generar trastornos del piso pélvico.

La incontinencia fecal es un problema de salud bastante molesto para las mujeres que lo padecen, ya que afecta de manera importante su calidad de vida y genera grandes costos en su economía. Las estimaciones de su prevalencia, entre el 2% al 12%, varían ampliamente dependiendo de la población de estudio. El índice de masa corporal aumentado, pujo prolongado, parto asistido con fórceps, laceraciones perineales grados III y IV y tabaquismo son factores que han sido asociados con incontinencia fecal severa.

Las mujeres con desgarres del esfínter clínicamente evidentes posterior a un parto vaginal son significativamente más propensas a incontinencia fecal, urgencia fecal y la incontinencia de flatos, en comparación con las mujeres sin desgarros del esfínter.

El riesgo de incontinencia fecal es mayor con el desgarro del esfínter anal interno en comparación con el esfínter anal externo. Algunos factores de riesgo de lesiones obstétricas del esfínter anal incluyen parto vaginal, episiotomía mediana, macrosomía fetal (feto grande) y aumento de la edad materna.

El embarazo y el parto pueden contribuir a daños en el piso pélvico por estiramiento, compresión y daño nervioso. La evidencia actual acerca de ejercicios del piso pélvico para prevenir daños es muy débil, por lo cual no se recomiendan de manera rutinaria. No obstante y basados en la evidencia actual, no se recomienda la realización de cesárea con el fin de evitar o buscar que no empeoren daños en el piso pélvico.

Cada paciente debe evaluarse de manera individual y proporcionársele toda la información de una manera clara y coherente de los riesgos y posibles complicaciones de cada una de las posibles vías del parto, así como las consecuencias que generan los diferentes procesos naturales en sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *