Datos de interés sobre la sub-fertilidad masculina

Por: Dr. Rodrigo Salguero Ruata, Ginecólogo y Obstetra

La sub-fertilidad conyugal es una enfermedad definida como la incapacidad de lograr un embarazo luego de un año de contacto sexual regular (2-3 veces por semana) sin métodos de planificación familiar. Afecta a aproximadamente de ocho a 15% de la población en edad reproductiva y se estima que en Guatemala afecta a alrededor de 12% de esta población. Las causas se dividen en femeninos (25%), masculinos (25%) y mixto (50%).

Debido a la alta incidencia de esta condición en la que ambos miembros de la pareja pueden estar involucrados, se recomienda iniciar el estudio en ambos al mismo tiempo y antes de un año de sub-fertilidad conyugal si la pareja presenta: Edad femenina mayor de 35 años, historia de irregularidad menstrual, conocimiento o sospecha de factor uterino, obstrucción de las trompas de Falopio y/o conocimiento de sub-fertilidad masculina.

La sub-fertilidad masculina representa en nuestro país una realidad con alta incidencia. En la mayoría de parejas, el hombre no quiere afrontar o no cree que pueda estar involucrado en el problema. Tomando en cuenta que nuestra sociedad se caracteriza por ser “machista”, es muy importante que logremos romper estos paradigmas para poder acelerar la evaluación y proporcionar el tratamiento a estas parejas de la manera más oportuna.

Actualmente, se ha evidenciado que los estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud en donde evalúan el recuento de espermatozoides en el eyaculado, su número ha venido hacia la baja. No se tiene claro el factor o factores causales de este hallazgo. Sin embargo, se asocia a factores del estilo de vida, entre ellos la dieta, el sedentarismo, el consumo de los diferentes productos utilizados por la industria alimenticia y el uso de drogas, alcohol y/o tabaco.

Con la implementación de las técnicas de reproducción asistida, el estudio de las causas de la sub-fertilidad masculina ha sido lento y sin resultados certeros. No obstante, se tiene claro que conforme avance el estudio genético se elucidarán algunas causas que, en la mayoría de las veces, se sumarán a otras causas idiopáticas que no tienen un tratamiento específico. Actualmente se recomienda enfocar los esfuerzos en las técnicas de reproducción asistida, cuyos resultados son muy positivos.

Las recomendaciones actuales sobre la prevención de la sub-fertilidad masculina se dirigen a disminuir la incidencia de infecciones de transmisión sexual (Chlamydia y gonorrea), el uso de drogas (incluyendo la marihuana), el tabaquismo, el alcoholismo y dar inicio a un estilo de vida saludable. Para esto es necesario educar a la población sobre temas de salud sexual y reproductiva, así como para hacer ejercicio y mantener una dieta balanceada.

Es importante que los hombres con duda o problemas de fertilidad sean evaluados en conjunto con su pareja por un médico especialista en medicina reproductiva. El fin debe ser lograr una atención integral, sensata y dirigida a lograr un embarazo en el menor tiempo y costo posible. Lamentablemente, la gran mayoría de tratamientos buscan corregir un problema que en múltiples estudios han demostrado ser empíricos, de alto costo y una total pérdida de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *