¿Cuáles son algunas de las causas de un bajo deseo sexual?

Por: Lcda. Yosahandi Alcalá, Psicóloga y Sexóloga Educadora

Al estar jóvenes creemos que todo el tiempo tendremos un deseo sexual alto y que el sexo siempre será parte de la vida en pareja y también de la vida personal. Por lo tanto, no le damos la importancia a algunos cuidados y a situaciones que pueden perjudicar el deseo sexual en el futuro.

Por eso es que cada día hay muchas parejas que, no importando cuánto tiempo llevan juntos, no conocen las razones por las que tienen un bajo deseo sexual. Se creía que eran sólo las mujeres las que a cierta edad les llegaba ese “bajón” en el área sexual, pero cada día son más los hombres quienes están sufriendo de deseo sexual bajo.

Algunos de los puntos que hay que tomar en cuenta por su impacto en el deseo sexual son los siguientes:

– El estrés, ya que es el peor enemigo para una vida sana y para el deseo sexual.

– Una baja autoestima afecta porque cuando se tiene una mala valoración positiva, se da poco deseo a una vida plena y se refleja en el interés que le ponga a las cosas que puedan darle placer.

– Tener prejuicios sobre el cuerpo, sobre lo que implica la relación o pensar que el deseo sexual tiene que surgir espontáneamente, lleva a ver como forzado todo lo que se vaya dando.

– Las expectativas falsas pueden llegar a surgir por situaciones como películas y amistades que dan mala información en el sentido de que toda relación sexual debe ser satisfactoria y buena, además de siempre llegar al orgasmo. Cuando esto no se da, el deseo se apaga por miedo a que siempre sea así de “malo” y todo por no cumplir las expectativas.

– La falta de comunicación impide que podamos transmitir lo que se siente y se desea, así como compartir inquietudes y necesidades para llegar a sentir placer. Todo se queda en supuestos y malos entendidos, lo que aumenta aún más la falta de deseo y de placer en pareja.

– Cuando la rutina llega a la pareja y todo se vuelve costumbre, la relación entra al peligro de distanciarse y de de que todo sea visto como problema. Cuando el sexo se ve como algo obligado, podemos llegar a perder el gusto por el encuentro sexual.

– Los conflictos en pareja tienen un alto impacto en el deseo sexual. Los problemas, las peleas, la violencia y la indiferencia en la pareja se trasladan a la cama. Esa frase de no llevarse los problemas a la cama es muy cierta. Lo primero es no pasar a las ofensas personales y luego resolver los conflictos. Tanto mujeres como hombres tenemos un lado emocional, por lo que los conflictos afectan a ambos sexos.

Para combatir estos “bloqueadores” del deseo sexual no hay una receta mágica, ya que cada pareja y situación es diferente. Sin embargo, si es posible hablar de “tips” para hacer que el deseo sexual no baje del todo o empezar a subirlo poco a poco. Para ello, te doy estas sugerencias:
– Besarse apasionadamente
– Acariciarse
– Tocarse de forma cariñosa
– Reírse cuando estén juntos
– Sonreír al hacer el amor
– Darse el tiempo para estar juntos
– Recordar los momentos en los que apareció el deseo y volver a recrearlos

Si resulta difícil seguir estos consejos o si aun siguiéndolos nos cuesta que regrese, es importante considerar buscar ayuda profesional.

Es importante que a nivel individual y/o en pareja se evite tenerle miedo aceptar que no siempre estamos en la disposición o que las cosas en la cama no están bien. El problema será cuando no se atrevan a buscar ayuda o a solucionar algo que trae beneficios y también placer a una relación.

La falta de deseo sexual es un tema que no debe ponerse en “espera”. Todo tiene soluciones fáciles cuando se trabaja a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *