Consejos para evitar la formación de gases durante el embarazo

Por: Dr. Marco Alessandro Bocaletti Girón, Cirujano de Ano, Colon y Recto

El tracto gastrointestinal sufre ciertas modificaciones durante el embarazo, las cuales son esperadas y normales. Existen dos elementos que contribuyen a estos acontecimientos: mecánico y hormonal. El hecho de tener un nuevo ocupante en el útero es el responsable de los cambios mecánicos; mientras que la elevación de la progesterona corresponde al elemento hormonal.

Por ello, no sorprende que la digestión sea más lenta, dado que el factor mecánico produce una disminución en el tránsito gástrico e intestinal y el factor hormonal retrasa el vaciamiento gástrico y la absorción intestinal. Además, debemos tomar en cuenta que al final de la gestación ocurre un incremento en la acidez, posiblemente debido a la elevación de gastrina, lo cual influye también en la incomodidad general de la digestión en este periodo.

Otro factor que se ve alterado durante el embarazo es la efectividad de los medicamentos tomados por vía oral, ya que la misma se ve afectada por este tránsito lento secundario a los cambios mecánicos y hormonales. A esto debe sumarse también el tipo de alimentos que se ingieran. Cabe mencionar que el retraso del vaciamiento gástrico se acentúa en situaciones de dolor (trabajo de parto), como con el uso de medicamentos con opioides (Ej. tramadol).

Por lo anterior, el tránsito intestinal lento conlleva a una elevación en la producción de gases, los cuales resultan ser molestos en el embarazo. La acumulación crónica de gases puede condicionar a un aumento de dolor e inflamación abdominal. A continuación se presentan algunos consejos orientados a mejorar el tránsito intestinal, optimizar el vaciamiento gástrico y disminuir la acumulación de gases:

1. Se deben ingerir pequeñas cantidades de alimentos para que el organismo no se sienta con sobrecarga y se reduzcan las molestas flatulencias. De hecho, lo más recomendable es comer cinco veces al día estableciendo porciones más reducidas para aliviar los gases.

2. Procure comer despacio. El masticar lentamente los alimentos y triturarlos adecuadamente reduce el riesgo de acumulación de gases.

3. ¡Experimente en la cocina! El hinojo fresco o la salvia son dos plantas que ayudan a aliviar los gases intestinales durante el embarazo; pruébelos en su próxima ensalada.

4. Eliminar por completo de la alimentación las frituras, así como cortes de carnes y embutidos ricos en grasa. Asimismo, consuma con moderación el aceite de la dieta y evite el consumo mantequilla y crema.

5. Algunos alimentos se fermentan en el intestino grueso si no están bien cocinados. El pan y la pasta son dos ejemplos de ello y este es uno de los motivos por los que pueden darse molestias abdominales a causa de los fastidiosos gases.

6. Evitar ingerir verduras como la coliflor, el pimentón verde o el pepino. Por otra parte, las legumbres como los garbanzos, las alubias o las lentejas producen altas cantidades de gases durante la digestión porque contienen oligosacáridos (grandes moléculas) que no son absorbidas por nuestro intestino delgado. Para ello se recomienda dejarlas en remojo con una pizca de bicarbonato de sodio previo a su cocción.

7. Evitar la goma de mascar así como los caramelos, ya estos condicionan a mayor producción de gases.

8. Incluya consumo diario de yogurt natural rico en probióticos para mejorar la microbiota intestinal y optimizar la digestión.

9. Por último, evitar ingerir bebidas gaseosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *