¿Cómo debe ser la dieta de una persona con problemas del corazón?

Por: Lcda. Maria Andrea Specher, Nutricionista
mspecher@hotmail.com

Una alimentación balanceada es aquella que aporta todos los nutrientes necesarios y en cantidades adecuadas para el correcto funcionamiento del organismo. Una dieta equilibrada debe ser variada en los alimentos, moderada en sus cantidades, fraccionada en sus tomas y proporcionada a las necesidades individuales.

Se puede considerar como dieta cardiosaludable aquella que, además de no tener consecuencias negativas sobre el organismo, previene la aparición de la enfermedad cardiovascular. La dieta que se consume en los países industrializados actualmente es rica en calorías, proteínas, grasas e hidratos de carbono refinados, la cual favorece la aparición de enfermedades derivadas de la obesidad y de los efectos nocivos de ciertas grasas sobre el organismo. El consumo excesivo de grasas saturadas y colesterol favorece la arteriosclerosis y el exceso de sal en la dieta produce hipertensión arterial. Además, el exceso de calorías en la dieta produce obesidad, la cual aumenta la probabilidad de desarrollar arteriosclerosis.

La dieta mediterránea se caracteriza por un alto contenido en frutas, aceite de oliva, vegetales en general y pescado, y un menor contenido en grasas saturadas. Por ello, para algunos expertos la dieta mediterránea es sinónimo de dieta cardiosaludable.

De acuerdo con lo anteriormente expuesto, los componentes de la dieta más perjudiciales para la salud cardiovascular son las grasas saturadas, el colesterol y el contenido calórico. Por el contrario, los más beneficiosos son los ácidos grasos monoinsaturados y en menor medida, los ácidos grasos poliinsaturados y la fibra. Por ello, las recomendaciones dietéticas para prevenir la arteriosclerosis y, por lo tanto, la dieta cardiosaludable, se basan, en general, en restringir el consumo de grasas de origen animal, evitar el exceso de calorías y favorecer la alimentación a base de frutas, verduras, aceite de oliva, pescado y fibra. En general, se aconseja que las grasas constituyan menos del 30% del total de calorías, con menos del 10% de grasas saturadas, menos de 300 mg/día de colesterol y menos de 2.5 gramos al día de sal.

Alimentos que deben evitarse en personas con problemas del corazón

– Alimentos ricos en grasas saturadas: carne de cerdo y sus derivados (jamón, tocino, embutidos, salchichas, etc.)
– Carnes rojas y hamburguesas
– Leche entera y derivados (mantequilla, queso, yogurt, crema)
– Manteca
– Aceites de coco y de palma
– Panadería (pasteles, pan dulce, magdalenas, galletas, etc.).
– Yema de huevo, mayonesa, vísceras (hígado, sesos, riñones, mollejas, etc.)
– Dulces, azúcares refinados, mermelada, miel, chocolate, helados y alimentos ricos en grasas (aceites, salsas, manteca, patés, etc.).
– Uso excesivo de sal (conservas, enlatados, envasados, etc.)

Alimentos que deben consumirse con moderación en personas con problemas del corazón

– Carnes: ternera, cerdo (preferentemente filete, lomo y centro de jamón).
– Leche y derivados descremados
– Margarinas
– Huevo, sólo 2 veces a la semana
– Frutos secos
– Frutas frescas: el coco y el aguacate son ricos en grasas
– Café y té
– Bebidas alcohólicas: sólo se recomienda una copa de vino o una cerveza (como máximo dos) al día. No deben beberse licores ni otras bebidas de alto contenido en alcohol

Alimentos permitidos y recomendados en personas con problemas del corazón

– Alimentos ricos en grasas monoinsaturadas: aceite de oliva.
– Alimentos ricos en grasas poliinsaturadas omega-6: aceite de semilla ( canola, maíz, soya, girasol, etc.).
-Alimentos ricos en grasas poliinsaturadas omega-3: pescado blanco y, sobre todo, azul (atún, sardina, salmón, trucha, etc.). Se recomienda comer pescado de dos a tres veces a la semana.
– Aves: pollo, pavo.
– Verduras, frutas, hortalizas, legumbres, cereales, pan integral, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *