“Antigua Green School” y el Método Montessori

Por: Lcda. Jennifer Nemecek, oxford.montessori@gmail.com

La educación en Guatemala ha tenido una historia además de volátil, muy interesante, que se ha centrado en el desarrollo de la educación privada en la Ciudad de Guatemala. A lo largo del tiempo, han surgido educadores muy dedicados, tanto locales como extranjeros, que han abierto colegios con diferentes estilos y metodologías de enseñanza, algunos de los cuales continúan dando una excelente educación, mientras que otros han fallado en el mantenimiento de su visión y enfoque originales. Desafortunadamente, los colegios privados fuera de la ciudad capital han luchado para ofrecer la misma calidad que está disponible en la ciudad; con frecuencia proveen una calidad que no es significativamente mejor a la educación del sistema público.

“Antigua Green School” es el primer colegio Montessori en Antigua y puede que sea el colegio Montessori más auténtico en el país. La secuencia educativa del 2016 da inicio con la introducción del método Montessori y con el cuestionamiento de cómo éste puede ayudar al desarrollo de la educación en Guatemala.

Muchas personas podrán preguntarse: “¿Qué es exactamente el método Montessori?”. El método Montessori, desarrollado por la doctora María Montessori, de origen italiano, es una filosofía educativa con eficacia comprobada con más de cien años de éxito a nivel mundial. Cuando le preguntamos a Nathaly Vásquez, la Coordinadora Educativa de “Antigua Green School”, qué hace a Montessori un método tan exitoso, lo resumió en los siguientes ocho puntos:

1. El enfoque Montessori hacia la educación está centrado en el niño.

Los niños tienen la libertad de escoger los materiales que les parecen atractivos. Sabemos que los estudiantes aprenden sin esfuerzo cuando están interesados e involucrados. Los maestros Montessori adaptan las lecciones y las hacen “a la medida” de tal forma de sacarle el máximo rendimiento al interés demostrado y a las habilidades de cada estudiante.

2. Cada niño es estimulado para alcanzar su máximo potencial en todas las áreas de la vida en el salón de clase

.
No existe límite en el plan de estudios. Cada niño trabaja independientemente y es capaz de mantener el ímpetu sin tener que seguir el mismo ritmo con ninguno de sus compañeros.

3. Los maestros Montessori no dominan el salón de clase.

Más bien, actúan como guías amables y gentiles. Asimismo, alientan y proveen retroalimentación personal y significativa a los estudiantes. Las recompensas extrínsecas y los elogios falsos son perjudiciales para los niños, los cuales no tienen lugar en un salón de clase Montessori.

4. Los salones de clase Montessori utilizan materiales especiales.

Además de prácticos y hermosos, están diseñados para ayudar a los niños a desarrollar la capacidad de concentración y a trabajar a través del proceso de aprendizaje. Estos materiales introducen conceptos en términos concretos, permitiendo el pensamiento y razonamiento abstractos cuando es apropiado según el nivel de desarrollo. La doctora Montessori diseñó deliberadamente sus materiales de tal forma que los niños puedan: identificar sus propios errores, auto-evaluarse, completar tareas por sí solos, obtener auto-suficiencia y adquirir independencia. “Los errores son vistos como parte del proceso de aprendizaje, en lugar de razones por las cuales avergonzarse”. (Montessori, 1967).

5. Los alumnos Montessori trabajan en una variedad de escenarios y contextos

.
Desde trabajar solos en un salón de clase en silencio, hasta la aplicación de las lecciones aprendidas afuera en el campo con compañeros, lo que estimula el crecimiento social y académico. Además, presenta una variedad de situaciones para el aprendizaje, lo que a su vez permite mantener agudas las habilidades de negociación y de liderazgo. Asimismo, requiere que los estudiantes practiquen estrategias de pensamiento flexibles, una habilidad que sabemos es muy importante para el éxito en el futuro.

6. Una convicción fundamental del método Montessori es que los niños aprenden mejor dentro de un ambiente social que apoya y respeta el desarrollo único de cada niño.

.
Es un escenario cómodo lleno de materiales apropiados para el nivel de desarrollo y experiencias que contribuyen al crecimiento de aprendices independientes y auto-motivados. “Somos criaturas sociales y queremos enseñar a otros lo que ya sabemos”. (Lieberman, 2013).

7. El aprendizaje por inmersión, la instrucción independiente y la instrucción multisensorial, son todos parte del salón de clase Montessori.

Los alumnos Montessori aprenden en una variedad de formas, logrando con ello que la nueva información se almacene de múltiples formas.

8. Los alumnos Montessori son libres de moverse dentro del salón de clase según su voluntad

.
Por ejemplo, como para tomar agua cuando tienen sed, a platicar con un compañero sobre una idea nueva y excitante o quizá para hacer la gráfica de la lección de matemática sobre qué tan lejos puede saltar cada alumno de Primaria. La doctora Montessori creía que el movimiento y el aprendizaje son parte de la misma raíz, concepto respaldado por investigaciones recientes sobre el cerebro, a lo que se le ha llamado “conocimiento personificado” (Bennett, 2008).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *