Actualizaciones sobre el ZIKA y sus riesgos en el embarazo

Por: Dr. Rodrigo Salguero, Ginecólogo y Obstétra, Especialista en Subfertilidad
@1subfertilidad

La temporada de lluvia en países tropicales como Guatemala, conlleva a un aumento en la propagación de mosquitos. Entre estos se encuentra el Aedes aegypti, vector de los virus del dengue, Chinkungunya y ZIKA. Para el Ministerio de Salud Pública es de vital importancia llevar a cabo los programas de prevención de estas enfermedades. Estos ya se encuentran bien desarrollados desde hace varias décadas en nuestro país dado que el dengue en Guatemala es endémico desde hace más de 30 años. Sin embargo, para la mujer en edad reproductiva y principalmente las mujeres con deseos de embarazo y las actualmente embarazadas, es muy preocupante lo que está ocurriendo con el virus del ZIKA a nivel mundial.

Es un hecho que pedir que se prevenga el embarazo en esta población es contraproducente ya que la gran mayoría de embarazos son no planeados y el acceso a los métodos anticonceptivos es de los peores a nivel mundial.

Mientras se erradica o se tienen vacunas a la mano, es muy importante estar actualizados sobre el ZIKA. A continuación algunos puntos importantes a considerar:

Primero, por ser un país endémico con además un Ministerio de Salud colapsado por los diferentes actos de corrupción, la prevención del mosquito pareciera ser imposible a corto y a mediano plazo.

Segundo, el diagnóstico del virus de ZIKA es muy complicado por la reacción cruzada en más del 80% de las muestras con losa otros virus, como el dengue. Solo se puede detectar en la fase inicial (3-14 días) con la técnica de laboratorio llamada RT-PCR y que solo está disponible en algunos países/ciudades, dejando a la gran mayoría de la población sin poder hacer un diagnóstico acertado. Por lo tanto, el diagnóstico es hecho con base a la clínica, la cual es muy heterogénea y parecida a varias enfermedades. Actualmente sabemos que síntomas como: inyección conjuntival (ojo rojo), linfadenopatía y ausencia de síntomas respiratorios deben aumentar la sospecha de una infección con ZIKA.

Tercero, la transmisión sexual del ZIKA en pacientes embarazadas es muy difícil de evaluar ya que por lo general las parejas conviven en el mismo lugar en donde están expuestos de igual manera al vector.

Cuarto, la relación entre la epidemia la infección del ZIKA en Brasil y el aumento del número de casos de microcefalia neonatal observados ha sido un tema de discusión a nivel científico y prensa laica, generando un debate sobre si la microcefalia es una causa directa del ZIKA o si puede haber una exposición ambiental entre las mujeres embarazadas a un agente teratogénico. Los estudios científicos que se han logrado realizar han respaldado una relación causal entre la infección del ZIKA y las anomalías fetales y placentarias que no están presentes en infecciones con otros virus. Es de vital importancia, entonces, formalizar de manera científica la relación entre el ZIKA y las anomalías congénitas para un manejo exitoso y efectivo de la epidemia en Brasil y el resto del mundo.

Quinto, las mujeres en edad reproductiva deben de tomar medidas preventivas para evitar el contagio. Si han iniciado a tener relaciones sexuales deberán buscar métodos anticonceptivos para evitar un embarazo no deseado. Las mujeres embarazadas diagnosticadas con ZIKA deben llevar un control obstétrico cercano con ultrasonidos seriados para la detección temprana de signos de insuficiencia placentaria y/o retraso del crecimiento intrauterino.

Hasta casi la primera mitad del 2016, en Guatemala se han confirmado más de 200 casos de ZIKA, 50 de ellos en mujeres embarazadas. De las que han dado a luz, ninguno se ha diagnosticado con microcefalia u otras anomalías. No obstante, debemos de seguir atentos para erradicar esta epidemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *